Hasta donde puedo recordar, siempre he tenido una explosión de formas y colores en la cabeza que, de un modo un tanto insconsciente, necesitaba sacar coloreando, decorando, amasando todo lo que tenía a mi alcance. Recuerdo que, ya con unos mozos cinco años, mi madre me perseguía zapatilla en mano por haber "decorado" las paredes de toda la casa con mis ceras... Y es que siempre he querido tener un oficio creativo, lo más sensitivo posible, uno con colores, formas, olores y texturas...

 

 

 

 

 

 

Para mí es importante defender mi trabajo manteniéndome fiel a mis principios, a base de trabajo duro y con creatividad, aunque eso signifique tener que nadar contracorriente en este sistema tan globalizado de modas absurdas y autoimpuestas, productos industrializados de dudosa calidad y estrategias comerciales agresivas y embusteras basadas en la  desmesurada explotación de recursos naturales y, lo que es peor, de recursos humanos. 

 

 

 

 

 

Descubrí este material infinito estando en la escuela de diseño, pero no fue sino en el propio taller donde aprendí a manejarlo, muy poquito a poco, por medio de cientos de horas de experimentación y fracasos que, progresivamente, se irían convirtiendo en nuevas técnicas y retos. Y así fue como, casi sin darme cuenta, me fui metiendo el el mundo de la artesanía, en este bello oficio que, si bien es sacrificado, siento que me va enriqueciendo un poco más día a día.

 

 

 

 

 

Desde el Talleruco luchamos por lo artesano, por retomar el valor local, creativo y humano de lo que tenemos y de lo que somos. Nos enamoramos de una idea, nos emocionamos con cada proyecto que surge, aprendemos y disfrutamos codo con codo con nuestros clientes, que en muchas ocasiones acaban siendo amigos.

 

Mi proceso de trabajo es lento, delicado, único y muy personal, por eso

tiene alma, tiene nuestra alma: de mis manos a las tuyas...

  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
Contacta con nosotros: talleruco@gmail.com
622285511